12 de octubre de 2010

LA ECOGRAFIA TRANSVAGINAL

Es un tipo de ecografía de la pelvis que se utiliza para examinar los órganos genitales de una mujer, incluyendo el útero, los ovarios, el cuello uterinocuello uterino y la vaginavagina. Transvaginal significa por o a través de la vagina. Suele hacerse con la vejiga vacía.


Para que el médico pueda llevar a cabo este estudio, te pedirá que te desvistas generalmente de la cintura para abajo y te acuestes sobre una camilla con las rodillas dobladas y los pies puestos en soportes llamados estribos. El médico inserta una sonda, llamada transductor, dentro de la vagina. La sonda se cubre con un condón y un gel. Dicha sonda envía ondas sonoras que reflejan estructuras corporales y una computadora las recibe y las utiliza para crear una imagen que el médico puede observar inmediatamente en un monitor de TV cercano.

El médico desplazará la sonda dentro del área para observar los órganos pélvicos. Este examen se puede utilizar durante el embarazo.
Este examen generalmente es indoloro, aunque algunas mujeres pueden experimentar una leve molestia por la presión de la sonda. Sólo una pequeña parte de dicha sonda se coloca dentro de la vagina.

En algunos casos, se puede necesitar un método especial de ecografía transvaginal, denominado ecografía con infusión salina (SIS, por sus siglas en inglés), también llamado ecohisterografía o histeroecografía, para visualizar el útero con más claridad.

El examen requiere la colocación de una solución salina (agua con sal estéril) dentro del útero antes de la ecografía. La solución salina ayuda a perfilar algunas masas anormales, de tal manera que el médico puede tener una mejor idea de su tamaño.

La ecografía transvaginal puede ayudar a diagnosticar la causa de ciertos tipos de infertilidad, dolor pélvico, sangrado anormal y problemas menstruales. Este procedimiento puede mostrar el revestimiento del útero (endometrio) y puede revelar:

    * Quistes ováricos
    * Tumores ováricos
    * Infección pélvica
    * Fibroides uterinos
    * Pólipos del revestimiento uterino
    * Engrosamiento del revestimiento uterino en casos de sangrado posmenopáusico

La ecografía transvaginal también se utiliza durante el embarazo para vigilar el crecimiento del feto, escuchar sus latidos cardíacos y verificar si hay embarazo ectópico y otros problemas potenciales.

Es importante destacar que este tipo de estudios no conlleva ningún tipo de riesgo llevado a cabo durante el embarazo dado que la sonda no entra en contacto con el feto, por ende es imposible que le ocasione daño alguno.
Se trata de un método que se utiliza desde hace varias décadas y hasta el momento no ha generado ningún tipo de perjuicio para la embarazada o el bebé; por el contrario, es sumamente preciso a la hora de detectar la implantación adecuada del embrión (o no) en embarazos recientes, malformaciones en embarazos avanzados, así como acretismo (placenta baja), incompetencia cervical y  causas de eventuales hemorragias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada