23 de septiembre de 2010

LA CANDIDIASIS VAGINAL


La candidiasis vaginal es un tipo común de infección vaginal que es mucho más frecuente en las mujeres embarazadas. Esta infección — también denominada vaginitis candidiásica — es ocasionada por hongos microscópicos del género candida, principalmente los candida albicans.

No es raro tener cierta cantidad de estos organismos en la vagina y en el conducto intestinal. Estos hongos sólo se convierten en un problema cuando crecen tan rápidamente que logran prevalecer frente a otros microorganismos.

Durante el embarazo, el alto nivel de la hormona estrógeno hace que los hongos candida crezcan más rápido y se peguen con mayor facilidad a las paredes de la vagina.

Asimismo, es más probable que contraigas candidiasis vaginal si tomas antibióticos, especialmente si los consumes con frecuencia o durante un largo periodo de tiempo. Esto

sucede porque estos medicamentos, además de matar las bacterias que están combatiendo, pueden afectar a las bacterias que habitualmente protegen la vagina.

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas pueden incluir:

• Picazón, irritación, dolor, ardor y enrojecimiento de la vagina y los labios vaginales y a veces hinchazón

• Un flujo vaginal inodoro que a menudo es de color blanco, cremoso o de consistencia similar a la leche cuajada

• Incomodidad o dolor durante las relaciones sexuales

• Ardor al orinar cuando la orina roza los genitales ya irritados

¿Qué debes hacer si crees que tenés candidiasis vaginal?
Si piensas que tienes candidiasis vaginal, díselo a tu médico. Éste tomará una muestra del flujo vaginal, lo analizará para confirmar el diagnóstico, y determinará si hay otras causas que puedan estar provocando los síntomas.

Si bien los fungicidas se venden sin receta médica, no es recomendable que intentes diagnosticarte y tratarte tú misma sin consultar a un médico. Puede que la causa de los síntomas sea otra, como una infección de transmisión sexual.

Los estudios indican que la mayoría de las mujeres que se tratan por una supuesta candidiasis vaginal, sin antes hacer una consulta médica, no aciertan con la causa real de la infección. En consecuencia, a menudo retrasan el tratamiento apropiado.

Si tienes candidiasis vaginal, tu médico te recetará algún medicamento o te recomendará que compres una crema o supositorio antifúngico de venta sin receta médica, que sea apropiado para tu vagina y que puedas usar durante el embarazo. (Nota: Durante el embarazo no se deben tomar fungicidas orales para tratar la candidiasis vaginal.)

Probablemente transcurran algunos días de tratamiento hasta que empieces a sentir alivio. Mientras tanto, puedes calmar la comezón poniéndote una bolsa de hielo en el área afectada o sumergiéndote durante diez minutos en una bañera con agua fresca.

Si la medicación te irrita o no parece producir ningún efecto, díselo al médico. Posiblemente te tenga que recetar un medicamento diferente. Asegúrate de finalizar todo el tratamiento para garantizar que la infección desaparezca.

¿Afecta la candidiasis a tu bebé?
No, la candidiasis vaginal no dañará ni afectará a tu bebé durante el embarazo. No obstante, si tienes una infección durante el momento del parto, existe la posibilidad de que el bebé la contraiga. Si la contrae, pueden salirle hongos del género candida en la boca, lo que se conoce como candidiasis bucal.

La candidiasis bucal se caracteriza por presentar manchas blancas en los lados de la boca, en el paladar y a veces en la lengua. No es grave y se trata fácilmente. (Los bebés pueden desarrollar candidiasis bucal incluso si tú no tienes candidiasis vaginal.)

¿Cómo puedo prevenir la candidiasis vaginal?
Hay menos probabilidades de que contraigas candidiasis vaginal si mantienes la zona genital seca (este tipo de hongos se desarrollan con más fuerza en los ambientes cálidos y húmedos) y si logras que la flora vaginal esté equilibrada. No todas las sugerencias a continuación están respaldadas con pruebas contundentes, pero son fáciles y vale la pena intentarlas:

• Utiliza ropa interior de algodón que sea absorbente y evita las pantimedias y los pantalones ajustados, especialmente los sintéticos.

• Quítate en seguida el traje de baño húmedo después de nadar, y cámbiate la ropa interior luego de hacer ejercicio si has transpirado.

• Intenta dormir sin ropa interior por la noche para que se ventile tu área genital. Usa un camisón, ya que permitirá que circule más aire que un pijama.

• Evita los baños de burbujas, los jabones perfumados, el detergente para lavar la ropa perfumado y los productos en aerosol (spray) para la higiene femenina. No está comprobado que estos artículos contribuyan a la candidiasis vaginal, pero pueden causar irritación genital molesta y es mejor evitarlos.

• Limpia la zona genital suavemente con agua tibia. (Nunca te des duchas vaginales durante el embarazo.)

• Límpiate siempre desde delante hacia atrás después de orinar.

• Come yogur que contenga cultivo vivo de Lactobacillus acidophilus, que, en teoría, puede ayudarte a mantener el equilibrio bacteriano en los intestinos y la vagina. Hay pruebas contradictorias sobre la eficacia del yogur para prevenir la candidiasis vaginal, pero muchas mujeres aseguran que les ayuda. Y, de todos modos, ¡es una buena fuente
de proteínas y calcio!

2 comentarios:

  1. aca les dejo un blog con informacion gratis para el tratamiendo de las infecciones vaginales http://infeccionurinaria.wordpress.com

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS POR SUS PUBLICACIONES, AYUDAN MUCHISIMO A SABER MAS SOBRE NOSOTRAS LAS MUJERES. EN VERDAD SE LOS AGRADEZCO MUCHO.

    ResponderEliminar